farmacia

La inmunoterapia al rescate de un raro cáncer de piel

La inmunoterapia al rescate de un raro cáncer de piel

farmacia

 

Con su nombre de dirigente alemán, las células de Merkel se encuentran en una capa muy externa de la piel, cerca de las terminaciones nerviosas responsables del tacto. Cuando estas células crecen descontroladamente puede surgir un cáncer de piel 35 veces menos frecuente que el melanoma, pero tres veces más agresivo. Ahora, un fármaco que actúa sobre el sistema inmunitario ha demostrado por primera vez respuestas duraderas en los pacientes afectados por este carcinoma de células de Merkel.

Por su baja frecuencia, este tumor de la piel se considera una enfermedad rara que afecta sobre todo a pacientes ancianos o inmunodeprimidos. Desde 2008, además, se sabe que el 80% de estos tumores están causados por la infección por un virus, el poliomavirus de células de Merkel (MCPyV). Aunque los pacientes con esta enfermedad son tratados con cirugía, quimio y radiopterapia, la tasa de recaídas es muy alta y la mayoría de ellos deja de responder a los medicamentos en un plazo de sólo tres meses.

26 pacientes

En un estudio que ahora publica la revista The New England Journal of Medicine (y que se presentará en el congreso anual de la Asociación Americana de Investigación en Cáncer, AACR), un pequeño estudio con 26 pacientes ofrece una nueva posibilidad de tratamiento gracias a una nueva inmunoterapia:pembrolizumab.

Este fármaco, que ya está autorizado en la Unión Europea para el tratamiento de melanoma y un tipo de cáncer de pulmón, funciona desbloqueando un freno que impide a las células del sistema inmunitario reconocer y atacar a las células tumorales.

Las células tumorales tienen en su superficie un receptor (PD-1) que anula la respuesta inmune contra ellas; sin embargo, cuando alguno de estos fármacos de nuevo cuño logra bloquear esta proteína de la superficie, permite que las células T defensivas reconozcan las células tumorales como extrañas y las ataquen (como harían, por ejemplo, con un virus o una bacteria ajenas al organismo).

En un estudio dirigido por investigadores de la Universidad Johns Hopkins de EEUU, 25 pacientes con carcinoma de Merkel con metástasis fueron tratados coninyecciones intravenosas de pembrolizumab cada tres semanas (todos ellos habían sido tratados previamente con cirugía y/o radioterapia). El 56% de ellos (14 de los 25) mostró una respuesta favorable al tratamiento en las pruebas de imagen realizadas; e incluso cuatro de estos sujetos no mostraban ninguna evidencia radiológica del tumor en el escáner.

Doce de los 14 pacientes que respondieron a pembrolizumab seguían libres de enfermedad pasados ocho meses de tratamiento (con una media de respuestas que oscilaba entre las siete y las 53 semanas -hasta 13 meses-). Por eso, los investigadores destacan que aunque el porcentaje de respuestas al medicamento es similar al que logra la quimioterapia (en torno a la mitad de los casos) su duración triplica la que se logra con los fármacos tradicionales.

Buenas noticias

Como explica a EL MUNDO el doctor Luis de la Cruz, portavoz de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), éste es un cáncer de piel poco frecuente, pero muy agresivo, que se disemina rápidamente a los ganglios y otros órganos del cuerpo, con recaídas que aparecen a pesar de la quimioterapia en plazos de sólo tres meses. Por eso destaca que estos son «resultados extraordinarios» y «muy alentadores» por lo que suponen de respaldo a la inmunoterapia (que ya se usa contra el melanoma, cáncer de pulmón, vejiga o riñón).

Aunque los propios autores admiten que harán falta más estudios con mayor número de pacientes con carcinoma de Merkel, recuerdan que el 20% de tumores en todo el mundo están causados por una infección vírica (como el papilomavirus o el Epstein barr), por lo que estos resultados abren la puerta a seguir estudiando el uso de este tipo de fármacos en este escenario. «Es posible que estos resultados no sean aplicables a todos los tumores causados por un virus», admite en una nota de prensa Suzanne Topolian -principal firmante del trabajo-, «pero si replicamos estos resultados, tendremos fuertes razones para pensar que muchos tumores con proteínas víricas son dianas perfectas para este tipo de medicamentos [que bloquean PD-1]».

Pembrolizumab (que se comercializa como Keytruda) no es un desconocido para la comunidad oncológica. Con un coste superior a los 10.000 euros mensuales, los investigadores tratan ahora de identificar a los pacientes que más se podrían beneficiar de este costoso tratamiento.

En Europa, el medicamento está autorizado para el tratamiento de pacientes con melanoma metastásico o inoperable y también para cáncer de pulmón no microcítico (aunque en este caso, España está aún en negociaciones de precio con el fabricante). De hecho, esta misma semana, otro estudio en la revista Journal of the American Medical Association (y dirigido por el español

‘No podíamos parar’

Antoni Ribas, de la Universidad de California Los Angeles) demuestra que las respuestas a este tratamiento son muy duraderas.

Como explica el doctor De la Cruz, oncólogo del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, hace unos años, la supervivencia de los pacientes con melanoma mestastásico rondaba los ocho o nueve meses, mientras que fármacos como pembrolizumab (o nivolumab, otro de la familia de la inmunoterapia) ha alcanzado incluso los 23-24 meses. «Estos seguimientos a largo plazo son importantes porque demuestran que las células defensivas conservan memoria y estos tratamientos tienen un claro impacto en la supervivencia», concluye.

El doctor Ribas explica a EL MUNDO desde la reunión de la AACR en Orlando que el trabajo que ahora publica JAMA sobre pembrolizuma es el fase I con más número de pacientes de la historia de la Oncología, «pero es que cuando empezamos no podíamos dejar de tratar pacientes, porque veíamos respuestas duraderas y sin toxicidades». Aunque la media de seguimiento de los pacientes es de 23 meses, Ribas recuerda que tienen pacientes tratados con el fármaco desde hace cuatro años. «Si me hubiesen preguntado hace cinco años, te hubiese dicho que era imposible tener resultados así en melanoma», apunta.

A pesar de los buenos resultados con éste y otros tratamientos de inmunoterapia («los resultados de pembrolizumab son comparables en todos los sentidos a los de nivolumab»), Ribas reconoce que aún queda trabajo por hacer («por ahora beneficiamos a un tercio o un 45% de los pacientes»), aunque asegura que sin duda el futuro del tratamiento de los pacientes con melanoma pasará sí o sí por estas terapias que actúan sobre el sistema inmune.

Fuente:  http://www.elmundo.es/

Compartir post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

También te puede interesar

Nuestra Mision

Ser una empresa de servicios de salud, Estética y Bienestar orientada a satisfacer al cliente con un servicio profesional y personalizado.

Nuestra Vision

Lograr la eficiencia en la prestación del servicio, trabajando sobre el desarrollo profesional de las personas a través de una relación con los proveedores y la mejora continua